Cualquiera puede estudiar Danza,
pero no cualquiera,
puedo ser bailarina.

Ser bailarina,
no es un oficio más…
es una filosofía de la vida

Los que escogen la Danza,
no elige una profesión,
sino una forma de vida.

Mucho ánimo.