La tarde de domingo,
es un rincón perdido
en la selva de la nostalgia,

es un libro inclinado,
en el regazo,
es una canción lejana,
bajo el cielo.

Mucho ánimo.