Tarde tranquila,
casi con placidez de alma,
para ser joven,
para haberlo sido
cuando Dios quiso,
para tener algunas alegrías…lejos,
y poder dulcemente recordarlas.

Antonio Machado

Mucho ánimo.