Decidí arrancar,
de mi alma el odio
en fin de cuentas,
me hago daño yo misma.

Desde hoy seré,
un eterno silbido,
una sonrisa un beso,
que a la tarde consigo.

Mucho ánimo