Esta tarde ojerosa,
con alma de cartujo
me tortura, me inquieta,
me tiene incomodada.

Esta tarde nublada,
sin bullicio, sin lujo,
con tristeza,
con ese algo cielo esmerilado.

Yo no sé lo que tiene,
no sé si son recuerdos,
que resurgen en mi cerebro,
de alguien que de muy lejos viene.

Mucho ánimo.