Antes me gustaba la lluvia,
pero ahora cuando veo llover,
siento como si fueran las lagrimas,
de todos los españoles,
desahogándose de esta pesadilla,
que estamos padeciendo.

Mucho ánimo.