Nuestro miedo más profundo,
no es el de ser inapropiados.

Nuestro miedo más profundo,
es el de ser poderosos,
más allá de toda medida.

Es nuestra luz,
no nuestra oscuridad,
lo que nos asusta.

Nos preguntamos:
¿ Quién soy yo para ser brillante,
precioso talentoso y fabuloso?

Más bien, la pregunta es:
¿ Quién eres tú para no serlo ?

Eres hijo del universo.

Marianne Williamson.

Feliz tarde y mucho ánimo.