Amores se van marchando,
como las olas del mar,
amores los tienen todos
pero quien los sabe cuidar.

El amor es una barca
con dos remos en el mar,
un remo aprietan mis manos
el otro lo mueve el azar.

Quién no escribió un poema
huyendo de la soledad,
quien a los quince años,
no dejó su cuerpo abrazar.

Y quién cuando la vida se apaga
y las manos tiemblan ya,
quién no buscó ese recuerdo,
de una barca naufragar.

Amores se vuelven viejos
antes de empezar a amar,
porque el amor es un niño,
que hay que enseñar a andar.

El amor es como tierra
que hay que arar y sembrar,
mírala al caer la tarde,
que no lo vengan a pisar.

Mari Trini

Feliz tarde y mucho ánimo.