Tu voz parece
de otro tiempo,
ya no tiene
aquel tono cálido
de antes,
ni la complicidad
de siempre,
sólo son palabras
y su afecto
es ahora discreto,
en tus mensajes,
ya no hay mensaje.

Francisco Gálvez

Feliz tarde y mucho ánimo.