Más allá del recuerdo,
en el olvido, escucha
en el soplo de tu aliento.

Mira en tu pupila
misma dentro,
en ese fuego que te abrasa,
luz y agua.

Mas no puedo.
ojos y oídos son ventanas.
perdida entre mí misma,
no puedo buscar nada;
no llego hasta la nada.

María Zambrano

Feliz tarde y mucho ánimo.