Hay besos, que pronuncian por sí solos,
la sentencia de amor condenatoria.

Hay besos, que se dan con la mirada
hay besos, que se dan con la memoria.

Gabriela Mistral

Feliz tarde y mucho ánimo.