No envidiéis mi alegría,
mi salud ni mi canto.

No envidiéis lo que sueño,
ni envidiéis lo que digo.

Pues todo eso no vale,
ni una gota de llanto.

Pero envidiadme todos
la amistad de esta amiga…

Feliz tarde y mucho ánimo.