Si no te sale
ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.

A no ser que salga
espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.

Feliz tarde y mucho ánimo.