Tengo el porvenir
en mi corazón pintado,
como una tarde nublada.

Una promesa de sol
que no apresura su hora.

He vuelto a nadar con letras
y mi ansioso corazón ha entendido.

Feliz tarde y mucho ánimo.