Si un día la tristeza
te hace una invitación,
dile que ya tienes
un compromiso
con la alegría
y que le serás fiel
para toda la vida.

Feliz tarde y mucho ánimo.