Hemos de olvidarnos
de todos los odios,
de toda mentira,
de toda ruindad.

Hemos de abrasarnos
en el santo fuego
de un amor inmenso,
dulce y fraternal.

Rubén Darío

Feliz tarde y mucho ánimo.