No digáis que,
agotado su tesoro,
de asuntos falta,
enmudeció la lira.

Podrá no haber poetas,
pero siempre
habrá poesía.

José de Zorrilla

Feliz tarde Y mucho ánimo.