No puede verse se esconde
y de repente aparece.

No son sonoras, sus voces,
pero nuestra alma obedece

No son más que las corrientes,
que llaman amor los seres.

Feliz tarde y mucho ánimo.