En su camita de tierra
descansa la semilla dorada;
algunas gotitas de la lluvia
entraron a despertarla.

El sol se acercó un poquito
y le regaló su calor.
La semilla rompió su traje,
hizo fuerza… y se estiró.

Feliz tarde y mucho ánimo.