La alegría de vivir,
ha llegado a mi ventana,
para pronunciar mi nombre,
en labios de la tarde.

Coronada por el sol,
con su manto anaranjado,
despierta mi corazón,
y en él nace un verde prado.

Feliz tarde y mucho ánimo.