Invento esta sonata atropellada,
la cuerda de guitarra está cansada,
pintando la mano de un amigo
intento sonreír al enemigo.

Ahí te quedas madrugada,
yo me llevo en la mirada,
mis sonatas, mis cantayas
y una barra de carmín,
para alegrarme la cara.

Mari Trini

Feliz tarde y mucho ánimo.