Señor, mi queja es ésta,
tú me comprenderás;
de amor me estoy muriendo,
pero no puedo amar.

Persigo lo perfecto
en mí y en los demás,
persigo lo perfecto
para poder amar.

Me consumo en mi fuego,
¡ Señor, piedad, piedad !
de amor me estoy muriendo,
¡ Pero no puedo amar!.

Alfonsina Storni

Feliz tarde y mucho ánimo.