Mi madre debió llamarme…
Soledad.

Soledad, porque mi boca
se ha olvidado de hablar;
porque las rosas se mustian
sin abrirse en mi rosal…

Mi madre debió llamarme…
Soledad.

Feliz tarde y mucho ánimo.