Mis manos te han olvidado,
pero mis ojos te vieron
y cuando es amargo el mundo,
para mirarte los cierro.

No, nunca estoy sola,
con mi soledad.

Feliz tarde y mucho ánimo.