Bailar no tiene edad,
no tiene momentos,
no tiene condición…

Porque, no se baila con los pies,
se baila con el alma.

Feliz tarde y mucho ánimo.