Y danzando
acuno la tristeza
que descansa como un niño
en un hueco de mi espalda
y en mi corazón.

Una tristeza vieja
que por tanto tiempo
me acompaña,
otorgándome presencia
e Identidad.

Feliz tarde y mucho ánimo.