Mi cuerpo responde a la música
con amor,
con entrega,
con voluntad.

Se transforma en mi palabra,
en mis deseos,
en mis sueños,
el sonido me envuelve.

La música suena,
yo vibro,
me trasporta,
me transforma y vivo.

Feliz tarde y mucho ánimo.