Dejadme que diga la gracia irrepetible
de esta tarde de Mayo,
la efímera hermosura
de la luz,
que es mi amiga
y que plácidamente
acaricia el papel
en el que escribo.

Feliz tarde y mucho ánimo.