Su nombre ¡o mar! en mi interior resuena,
despierta mi cansada fantasía,
conmueve, engrandece al alma mía,
de entusiasmo cérvido la llena.

Feliz tarde y mucho ánimo.