Elijo a mis amigos
por la cara limpia
y por el alma expuesta,
no quiero solamente el hombro,
quiero también su mayor alegría.

Amigos que no ríen juntos,
no saben sufrir juntos.

Quiero amigos mitad tontería,
mitad seriedad,
no quiero risas previsibles
ni llantos piadosos.

Quiero amigos serios,
de aquellos que hacen de la realidad
su fuente de aprendizaje,
pero que luchan
para que la fantasía
no desaparezca.

Feliz tarde y mucho ánimo.