Baila la bailarina
bella entre las más bellas,
no paraba de bailar,
soñando con un príncipe ,
que nunca llegará.

Baila día tras día,
con sus pies destrozados ,
pero no podía parar,
con su príncipe imaginario.

No lo podía dejar,
sus lágrimas les brotaban,
y no paraba de girar.

Feliz tarde y mucho ánimo.