Una lágrima corre tu mejilla,
mientras danzas con los cisnes
quieres abrir tus ojos,
pero se aferran a seguir.

Tus manos delicadas
ahora de mujer
toman tus zapatillas del ayer
cuando sonreías y vivías.

Feliz tarde y mucho ánimo.