La magia de la danza me aprisiona
cuando mi baile pisa el escenario,
me siento diferente, otra persona,
soy un ser especial, nada ordinario.

El baile es para mí, no miro en torno,
es como si viviera en otro espacio
más si vuelvo a la tierra, si retorno,
lo hago volando lento, muy despacio.

Feliz tarde y mucho ánimo.