Buenas tardes:

Sonreír,
con la alegre tristeza del olivo.

Esperar,
no cansarse de esperar la alegría.

Sonriamos,
doremos la luz de cada día
en esta alegre y triste vanidad del ser vivo.

Miguel Hernández