Buenas tardes:

Dicen que un ardiente día,
el horizonte dibujó una figura,
silenciosa y serena
inclinada por el peso de la vida.

Encontró esa joya de la naturaleza,
rozándola con sus arrugadas manos,
todo terminó en un momento,
otra flor marchita por egoísmo.

Mucho ánimo.