Buenas tardes.

SENTADO SOBRE LOS MUERTOS

Sentado sobre los muertos,
que se han callado en dos meses,
beso zapatos vacíos
y empuño rabiosamente,
la mano del corazón
y el alma que lo sostiene.

Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre.

Miguel Hernández

Mucho ánimo.