Buenas tardes:

Yo seguiré bailando,
al ritmo de tu sombra,
mientras estés dormido,
no temerás la soledad,
de los olvidos,
ni evocaciones,
o recuerdos vacíos.

Mucho ánimo.