Buenas tardes:

Caminaban uno junto al otro,
en una hermosa tarde de primavera,
la fragancia y el perfume de las flores,
derramaban por el aire su frescura..

Sus cálidas manos apenas se rozaban,
sentían en su cuerpo la tibieza de la piel,
la mirada de ambos se encontraron
y la dorada flecha de cupido se hizo ver.

Mucho ánimo.