Buenas tardes:

Querido alcohol:

Teníamos un trato…
Tú me convertías en alguien más graciosa,
más hermosa,
más inteligente
y un mejor bailarina.

Pero ayer vi la grabación…
así que tenemos que hablar.

Mucho ánimo.