Buenas tardes:

POEMA DE LA DESESCALADA

Se me soltó la venda
y quedó al descubierto
la verdad del silencio,
los rotos del convento,
las musas del desprecio.

El tiempo que pasó,
pasó,
y fueron robadas conciencias, relatos,
distancias,
retratos
y el cielo.

Me dejaron sin padres,
sin hijos, sin nietos,
sin mentiras,
ni amor,
ni sonetos.

Se llevaron la lluvia,
la hierba y el viento.
Clausuraron el cuerpo
y la cima del alma,
la cuna y el sueño.

Me encerraron la vida,
me engañaron de noche,
se rieron de día,
se hicieron de hielo
y ocultaron los muertos.

Andrés Nieto.