Buenos días:

No envidiéis mi alegría,
mi salud ni mi danza,
no envidiéis lo que sueño,
ni envidiéis lo que digo.

Pues todo eso no vale,
ni una gota de llanto,
de ningún ser querido
ni de ningún amigo.

Feliz Miércoles y mucho ánimo.