Buenos días:

Jugaba siendo pequeña,
a bailar bajo la luna,
creció bailando en las nubes,
con la ilusión como cuna.

Creció creyéndose cisne
y bailaba a todas horas,
creció bailando la música,
que le tocaban las olas.

Bajó un día de su nube,
para pisar sobre el suelo
y vio que no era bailarina,
y ya no tocaba el cielo.

Quiso morir de tristeza,
quiso morir de dolor
quiso elevar un rezo,
que le llegase hasta Dios.

Pidió aprender a volar,
a bailar como antes danzaba
y Dios le tocó con el don,
con el que ella soñaba.

Baila, baila sin parar,
baila, baila a todas horas,
baila al compás de la música,
que te regalan las olas.

Baila, bailarina,
baila y danza sin parar,
baila, que ya eres un cisne
y ahora sabes bailar…

Feliz Viernes Santo y mucho ánimo.