Buenos días:

Siempre busqué…
los que jamás me hallaron.

Mi voz llamó…
a los que jamás me oyeron.

y los que resignados
me esperaron,
nunca en mi copa,
de placer bebieron.

Feliz Martes y mucho ánimo.