Buenos días:

Hoy bailé con la soledad,
nos tomamos de las manos
y luego nos abrazamos.

Al compás de la canción,
sonaban nuestros pasos,
mientras que los corazones,
seguían con sus contracciones.

Haz como el sol que nace cada día,
sin pensar en la noche que pasó.

Vamos, levántate…
porque la luz del sol está afuera.

Feliz Sábado y mucho ánimo.