Bailar…quizá no cambie,
los colores de mi mundo,
ni me ayude a encontrarle
a la vida su sentido más profundo.

Pero aunque fuere así,
y hasta que Dios lo quiera,
yo he de seguir bailando…

Feliz Martes.