Si en comiendo de mis carnes,
tuviera alivio mi pena,
a la voz de un pregonero,
mis carnes yo las vendiera.

Feliz Domingo.