El secreto de la felicidad no está
en obtener lo que anhelamos,
sino en amar lo que tenemos.

No en lo que pedimos a la vida,
sino en lo que ésta nos otorga.

Es la dicha escondida,
de agradecer al mundo,
todo lo simple y lo maravilloso,
que éste nos ha dado.

Reconocer lo grande y lo pequeño,
lo fugaz y lo perdurable.

No lo mucho, sino lo esencial.
no lo tanto, sino lo maravilloso.

Feliz Jueves.