Y así pasaban los días,
añorando ese tiempo,
en que la vida no le dolía.

Sólo fue espectadora,
nunca actriz, de este juego
llamado «vida».

Feliz Sábado.