Cuando abatida dejo mi casa
y al campo salgo, triste y sombría,
tal vez me quedo mirando al río,
tal vez me quedo mirando al mar:

Como esa linfa que pasa y pasa,
fueron mis dichas y mis venturas,
como esas olas mis amarguras,
que van y vienen sin descansar.

Feliz Martes y mucho ánimo