Alegras mi despertar,
y distinto pinta el día,
cuando comienza a brillar
tu rostro con alegría.

No dejes nunca tu risa,
ella alimenta mi vida
y aunque llueva todo el día,
mi corazón te agradece,
que lo mantengas arriba.

Feliz semana y mucho ánimo.